Delegar

Posted on


Entonces el suegro de Moisés le dijo: No está bien lo que hacesDesfallecerás del todo, tú, y también este pueblo que está contigo; porque el trabajo es demasiado pesado para ti; no podrás hacerlo tú solo. (…) Además escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez. 
Ellos juzgarán al pueblo en todo tiempo; y todo asunto grave lo traerán a ti, y ellos juzgarán todo asunto pequeño. Así aliviarás la carga de sobre ti, y la llevarán ellos contigo.
(…) Y oyó Moisés la voz de su suegro, e hizo todo lo que dijo”.
 
Éxodo 18.17-24 

Quiero compartirte cinco pasos para poder delegar de forma efectiva:

      1 – Cambiar de paradigma: No está bien lo que haces

Ocuparse de todo está mal, lejos de ser un mérito, es una debilidad. 
Algunas personas necesitan estar en todo para poder sentirse importantes e imprescindibles limitando, así, su potencial y, también, el potencial de los que las rodean.

      2 – Reconocer nuestras limitaciones: Desfallecerás del todo

Entender que terminaremos desfalleciendo porque nuestras fuerzas no son ilimitadas y no podremos hacerlo nosotros solos. 
Entender también que, si desfallecemos, desfallecerá junto con nosotros nuestra familia, negocio, profesión y ministerio.

      3 – Identificar qué delegar: Todo asunto pequeño

Para esto necesitamos evaluar y reconocer el valor que tiene todo lo que hacemos, ocupándonos de lo importante y delegando lo pequeño. 
Al delegar debemos hacerlo sin estorbar, por eso la palabra enseña “en todo tiempo” y no de vez en cuando.

      4 – Identificar a quién delegar: Varones de virtud, temerosos de Dios

Personas que tengan integridad espiritual y también idoneidad técnica.
Delegar de acuerdo a la capacidad de cada uno, haciéndoles el ofrecimiento adecuado en cuanto a lo jerárquico y también a lo económico.

      5 – Entender y obedecer: E hizo todo lo que dijo

Necesitamos obedecer estos principios de forma completa, no parcial, poniéndolos en práctica cuanto antes. 

Recordá que solo así aliviarás la carga sobre vos, permitiendo que otros la compartan. 

Yo bendigo tu vida para que, en este año que comienza, puedas quedarte con aquellas cosas que es imprescindible que hagas vos y delegues el resto cuanto antes. 


© 2013 – Todos los Derechos Reservados –
Agradecemos que compartas este mensaje entre tus conocidos por correo electrónico y redes sociales, y conserves la integridad del texto, y mencionando su fuente y autoría.  Principios para el éxito Pastor Daniel González

Anuncios

Pedro Picapiedra se desnuda y pierde las elecciones

Posted on


Pedro Picapiedra, ya sabes, es el protagonista de una de las series animadas más exitosas de la historia de la televisión.

Es un hombre alegre, emprendedor, entusiasta, impulsivo, bien inspirado, confiado en que todo lo puede. Es también simpático, tiene carisma y hasta una capacidad de comunicación capaz de convencer a su entorno (Vilma, Betty y Pablo) de las más audaces ideas.

¿Qué pasaría si decidiera ser candidato a Alcalde de su ciudad, Piedradura?

Pues depende.

¿De qué depende?

Pues de la época.

Si Pedro Picapiedra fuera candidato a Alcalde en la mítica edad de piedra de la serie de televisión, pues muy posiblemente le iría muy bien en las elecciones. Y tal vez hasta sería el nuevo Alcalde (de existir el cargo…).

Es muy probable que sus condiciones personales, sus cualidades, su historia, su entorno, bastaran para darle el triunfo.

Pero si fuera candidato hoy, en este mundo del siglo 21, lo más probable es que pierda.

¿Por qué?

Porque las campañas electorales se han profesionalizado mucho y ya no son lo que eran. No hago un juicio de valor al respecto, solo digo que es así, que el fenómeno existe.

Y es un fenómeno que le permite a algunos partidos y candidatos contar con ventajas extra que algunos otros ni se sueñan.

Mientras el ingenuo Pedro Picapiedra sigue pataleando en su troncomóvil con todas sus buenas intenciones y su energía…otros se preparan mejor y ganan.

Mientras el ingenuo Pedro Picapiedra grita ‘Yabba Dabba Doo!!!!’ frente a micrófonos y cámaras…otros aprenden y ganan.

Mientras el ingenuo Pedro Picapiedra confunde a Vilma, Pablo y Betty con toda la población de Piedradura…otros estudian para hacer las cosas de otro modo y ganan.

 

Abre el diario. Mira la televisión. Navega internet. Vas a ver que Pedro Picapiedra (disfrazado) está por todas partes. No importa si es candidato a Presidente, a Alcalde, a Gobernador o a Legislador. No importa si es de izquierda o de derecha. No importa si su campaña tiene mucho o poco dinero. Pero allí está él.

Confiado en su olfato. Impulsivo. Carismático para un sector de la sociedad. Entusiasta. Decidido a hacer cosas buenas. Creyendo que las campañas electorales siguen siendo como siempre.

Parece vestido. Pero está desnudo.

Desnudo porque ni él ni su equipo creen en los instrumentos científicos que hoy día existen al servicio de la comunicación política.

Desnudo por no creer ni en asesores ni en encuestas ni en cursos ni en libros.

Desnudo por desconocer cómo funcionan hoy los medios de comunicación.

Desnudo por desconocer cómo trabajan hoy los mecanismos mentales del voto ciudadano.

Desnudo por negarse a aprender y creer que sus adversarios no lo están haciendo a sus espaldas.

Desnudo por carecer de una estrategia de marketing político.

Pedro Picapiedra desnudo. En pleno siglo 21.

Míralo. Escúchalo. Allí está.

Ingenuo.

Derecho a la derrota.

PSICOCIUDAD

No al temor, sí a la confianza

Posted on Actualizado enn


“El temor del hombre pondrá lazo; mas el que confía en Jehová será exaltado”.

Proverbios 29.25

El temor pondrá lazo al hombre y, tarde o temprano, terminará atrapado en él. La confianza en el Señor hará que sea exaltado más allá de toda circunstancia o situación.

El temor produce tristeza y pesimismo, pero la confianza en Dios produce gozo y optimismo, proyectándote a un futuro mejor.

El temor opaca tu vida, pero la confianza en el Señor hace que estés radiante y que seas un imán para las buenas oportunidades.

El temor produce dudas, pero la confianza en Dios produce que emprendas cosas confiadamente.

El temor hace que mires nada más que a las circunstancias, la confianza en el Señor hace que puedas experimentar su poder actuando en tu vida.

El temor hace que te preocupes, la confianza en Dios hace que te ocupes de las cosas sin demorarte.

El temor te paraliza, la confianza en Dios hace que desates todo tu potencial.

El temor desalienta, la confianza en el Señor trae aliento a tu vida y a los que te rodean.

El temor hace que esperes los acontecimientos, la confianza en Dios hace que hagas que las cosas acontezcan.

Rechazá todo temor en tu vida y desatá una confianza sin igual en el Señor, para que Él pueda exaltarte en todo tiempo y en toda situación.

Yo bendigo tu vida para que nunca el temor ponga lazo en vos y para que siempre puedas confiar en Dios. Así serás exaltado en todo tiempo y toda situación. 

 Principios para el éxito Pastor Daniel González

Votos duros, blandos, posibles e imposibles…

Posted on


PSICOCIUDAD NEWSLETTER

Heráclito y Parménides, mis viejos amigos de la filosofía griega pre-socrática.

¿Recuerdas?
Mi tendencia general siempre fue más bien heracliteana: nunca nos bañamos 2 veces en el mismo río porque cambia el río y cambiamos nosotros. Todo cambia, fluye, se transforma.
Pero…
Pero hay una frase de Parménides tan simple y certera que siempre me dejó sin aliento:
“Lo que es…es. Y lo que no es…no es.”

En política suele ocurrir que muchos creen que en cualquier momento lo que no es puede llegar a ser. Optimismo desmesurado, exceso de confianza, narcisismo desbocado…no sé.
Entonces muchos creen que todo ciudadano del país puede llegar a votarlo.
Pero no.
Nones.
Nada de eso.

En realidad hay, siempre, 4 categorías de votantes. Solo cuatro. Four. 4. Siempre.
Son los siguientes:

  1. Duros. Siempre te van a votar. Estuvieron, están y estarán contigo. Digas lo que digas. Hagas lo que hagas. Pase lo que pase. Te van a votar. Seguros. Firmes. Inamovibles.
  2. Blandos. Están pensando en votarte. Coinciden en muchas cosas contigo. Están muy cerca y decididos primariamente a votarte. Pero no son impermeables a los hechos ni a las palabras ni a las imágenes. Y pueden dudar y hasta llegar a cambiar de opinión.
  3. Posibles. Están pensando en votar a otro candidato. Pero no están absolutamente convencidos. Y tu candidatura les despierta cierta simpatía.
  4. Imposibles. Jamás te votarán. Pase lo que pase, hagas lo que hagas, digas lo que digas. Nunca estarán contigo. Te rechazan casi visceralmente.

Por eso mi recuerdo de la frase de Parménides:
“Lo que es…es. Y lo que no es…no es.”

¿Qué debes hacer en una campaña electoral?

  • Olvidarte de los votos imposibles. No gastar recursos en algo que no dará resultado.
  • Consolidar los votos duros y convertirlos en tus ‘agentes evangelizadores’, haciendo que lleven tu mensaje a todos los demás ciudadanos.
  • Fortalecer los votos blandos para convertirlos en duros.
  • Atraer los votos posibles para convertirlos en blandos.

¡Ah Parménides! Viejo sabio…

Ser eficientes

Posted on


Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese”.

Juan 5.4

Para ser eficiente, uno debe actuar con prontitud, por eso, el que se sanaba era el primero en descender al estanque. Antes el grande se comía al chico, hoy el veloz se come al lento.

Para ser eficiente, uno no debe cuestionar los cambios, simplemente, debe explorarlos y saber aprovecharlos. Vos no podés hacer que no llueva, pero sí podés salir con paraguas.

Cada vez que se agitan las aguas en el mercado o en la empresa en que trabajamos, es una oportunidad de progreso y no una amenaza para tu vida.

Concentrate en ser el primero en aprovechar dichas situaciones, para de esta forma poder ser eficiente y aprovecharlas para tu beneficio.

Desarrollá una mentalidad que ve los cambios como oportunidades y no como amenazas, determinándote a responder y a actuar con rapidez frente a ellos.

No te olvides que muchos eran los que querían sanarse, pero solamente uno lo lograba, y este era el que actuaba primero. Yo bendigo tu vida para que puedas ser eficiente en todo lo que hagas y de esta manera poder actuar con prontitud para poder aprovechar todas las oportunidades que Dios te presenta. 

Principios para el éxito Pastor Daniel González

Cuando los opositores se radicalizan el gobierno suele beneficiarse

Posted on


 

Algunos políticos opositores creen que cuánto más radicales sean sus posiciones políticas tanto más daño le harán al gobierno.

Pero no es así.
Y a veces sucede exactamente lo contrario y el que sale beneficiado es el gobierno.

No me refiero a las luchas contra dictaduras ni a las guerras civiles. Me refiero a situaciones democráticas comunes, en países donde la lucha política se despliega dentro de la legalidad institucional.

Dentro de esa legalidad, algunos opositores maximalizan sus posiciones. O sea:

  1. Cuestionan al gobierno en todos los terrenos, en todos los temas, cuestionando todas y cada una de sus acciones, criticando todas y cada una de sus palabras, repudiando a todos y cada uno de sus miembros.
  2. Elevan al máximo la tensión política de cada día con acusaciones cada vez más duras, con conceptos cada vez más duros y con lenguaje cada vez más agresivo.
  3. Acompañan el proceso con una gestualidad despectiva y llena de enojo, y también con un uso agresivo de la voz tanto en tono como en volumen.

¿Por qué ese maximalismo radical beneficia al gobierno?
Porque estrecha el mercado opositor, lo hace más chiquito.

Al radicalizarse de este modo la oposición solo convoca a quienes piensan, sienten y actúan exactamente igual. O sea que se condena a sí misma a un círculo estrecho, un círculo de iguales, un grupo reducido.
Y la oposición pone así una barrera respecto a un amplio sector del público.
Sector que seguramente:

  1. Cuestiona al gobierno en algunos temas y terrenos importantes, pero no en otros. Cuestiona a algunos de sus miembros pero no a todos. Cuestiona algunas decisiones y declaraciones, pero no todas.
  2. No soporta vivir en constante tensión política y aunque esté en desacuerdo con el gobierno no adhiere a políticos crispados y enojados.
  3. Puede estar en contra de muchas cosas sin llegar a estar enojado ni indignado.

El maximalismo radical de la oposición suele empujar a ese segmento de la sociedad hacia el campo del gobierno, aún con diferencias y discrepancias.
Es más: le ‘regala’ ese público al gobierno. Y ese público termina definiendo una elección.

¿Cual debería ser la regla de oro para la oposición?
Un programa, un estilo, un tono, una acción y un lenguaje que sean incluyentes, abarcativos de todos los descontentos y no solo de los más radicalizados.

En suma: en política, de lo que se trata es de aislar al adversario.
Y lo que hay que evitar es aislarse uno mismo.

No importa el país. No importa quién está en el gobierno y quién en la oposición. Esa es la regla de oro.
Porque si un ciudadano mira y escucha a un político opositor muy radicalizado…entonces piensa:
‘Si para estar en contra del gobierno tengo que estar tan enojado como tú y tengo que pensar exactamente igual en todos los temas…pues no sé lo que haré pero contigo no estaré.’

PSICOCIUDAD NEWSLETTER

Liberá espacio

Posted on Actualizado enn


Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra?”.

Lucas 13.7

La higuera estéril causa dos consecuencias negativas. La primera es que no da fruto, la segunda es que ocupa un espacio sin dejar lugar a otra higuera que sea fructífera.

Revisá la viña de tu vida y, en cada higuera que tenés plantada, fijate si está dando fruto:

  • Actividades que no dan fruto y, además, ocupan tiempo que podría ser utilizado en otras que sean productivas.
  • Dinero que utilizamos en cosas improductivas y que, por otra parte, nos falta para cosas que sí producirían buenos resultados en nosotros.
  • Clientes que no compran y, además, no nos permiten atender a otros buenos clientes que sí comprarían.
  • Tiempo que dedicamos a cosas estériles y que, después, nos falta para el descanso, el estudio, la vida devocional o el servicio al Señor.
  • Relaciones que son improductivas y que, además, nos dejan sin tiempo para relaciones que sí enriquecerían nuestra vida.

No te olvides que por cada cosa a la que decís que sí, automáticamente hay otra a la que le estás diciendo que no. Y por cada peso que gastás en algo, automáticamente dejás de tenerlo para utilizarlo en otra cosa.

Recordá que la higuera estéril no solo no da fruto sino que también impide que en su lugar haya otra que produzca fruto en abundancia.

Detectá higueras estériles, tomá conciencia del espacio que ocupan en tu vida y dedicate a cortarlas para poder disponer de espacio para plantar otras higueras productivas en su lugar.

Yo bendigo tu vida para que puedas definir las higueras que deben ser cortadas y para que puedas actuar en consecuencia, liberando espacio para plantar, en su lugar, higueras productivas.

© 2013 – Todos los Derechos Reservados –

Principios para el éxito Pastor Daniel González